En los últimos años hemos observado un aumento de enfermedades como consecuencia del agotamiento profesional, la falta de realización y la pérdida de sentido y utilidad percibida por los empleados.  ¿Y si el deporte en el trabajo fuera la solución a esta enfermedad del siglo?