6 read time

Vanessa Prats (P&G): "El bienestar es una condición absolutamente necesaria"

Vanessa Prats Procter & Gamble

¿Afrontamos los problemas de la misma manera cuando existe en nuestra organización un clima de confianza, desarrollo profesional y equilibrio personal? ¿Atendemos igual a los clientes? ¿Y a nuestros compañeros? ¿Es posible cuantificar el impacto del bienestar laboral? Según las investigaciones del experto Daniel Goleman, por cada 1% de mejora del bienestar corporativo, crecen un 2% los ingresos. En la práctica, su efecto sobre el rendimiento puede llegar aún más lejos, tal y como nos muestran las empresas más pioneras que han hecho de la cultura del bienestar uno de los ejes esenciales de su negocio.

 

Este es el caso de P&G. Con más de 99.000 empleados y con presencia en más de 180 países, es todo un gigante empresarial, pero, sobre todo, es una empresa people centric muy adelantada a su tiempo. Fueron pioneros en igualar las bajas de paternidad y maternidad dos años antes de que se regulara por ley. Incluso cuando empezó la pandemia, les pilló con “los deberes hechos” gracias a un ambicioso plan de bienestar y flexibilidad para todos sus empleados, denominado “Vibrant Living”.

Hoy, personas, bienestar y negocio son las tres patas que sustentan la organización. Cómo lo logran con éxito nos lo cuenta Vanessa Prats, Vicepresidente y General Manager de la compañía en España y Portugal, y embajadora del movimiento CEOSxELBIENESTAR.

 

“El bienestar es una condición absolutamente necesaria. Porque si uno no está bien, lo demás se hace muy complicado”

 


La ejemplaridad del bienestar


El bienestar se contagia, impulsa y marca la diferencia. En el caso de nuestra protagonista, también lleva anudadas altas dosis de vitalidad y determinación que se palpan en el ambiente con su sola presencia. “El bienestar es una parte esencial de nuestra vida, es una responsabilidad de cada uno y una exigencia. Si los que lideramos la empresa no nos hacemos cargo de que la gente esté bien, no estamos haciendo nuestro trabajo”, así arranca Vanessa Prats. Porque para esta directiva, el bienestar empieza por uno mismo y termina ayudando a que otros estén mejor. Y juntos creen negocio.

Una creencia predicada día a día desde el ejemplo. La acompañan unas zapatillas de suelas desgastadas. Solo tienen 8 meses, pero simbolizan muy bien los nuevos caminos que ha emprendido en este tiempo y cómo se ha adaptado al ritmo de los tiempos. “Soy corredora solitaria. Últimamente incluso ando porque la pandemia me ha ayudado a entender que cuando estás estresado y no sabes por dónde tirar, lo mejor que puedes hacer es levantarte, cerrar el ordenador e irte a dar un paseo o irte a correr media hora. Y resulta que me he dado cuenta de que eso te abre la cabeza, te oxigena, te hacer tener mejores ideas y ser más constructivo”. Porque desde P&G como reconoce “el compromiso con el bienestar del empleado no ha cambiado, pero sí ha cambiado la forma de llevarlo a cabo y el nivel de reto que eso ha supuesto”.



“Yo creo que todos los días tienes que recargar energía. Si sólo has dado y no te has alimentado cuidando tu bienestar físico o emocional, has perdido el día”

 

Vibrant livings: el beneficio de una vida mejor

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible promulgados por la ONU nos recuerdan lo importantísimo que es bienestar. Pero en P&G no es nuevo. Y es una de las razones por las que después de dos décadas Vanessa Prat sigue disfrutando cada día de su trabajo y de cuidar de sus compañeros. Desde la organización las personas siempre están en el centro, porque son las que marcan la diferencia, algo que en tiempos de Covid se ha vuelto aún más certero.vanessa-prats2 (1)


Esta filosofía los llevó a crear “Vibrant Living”, una iniciativa que existe en todos los sites de P&G a nivel mundial para promover el bienestar. Un movimiento vivo que se alimenta de las ideas de toda la organización y cuyo objetivo es facilitar las herramientas necesarias a los empleados para cuidarse y cuidar de quienes tienen más cerca. Vibrant Livings engloba seminarios, acceso a training y a charlas inspiradoras, un gimnasio (que hoy por hoy está cerrado), retos deportivos o diferentes actividades deportivas por vía telemática.

Un programa en el que 1+1 son más que dos ya que en palabras de Prats, “animamos a quienes son más deportistas tiren de aquellos que les cuesta más. Porque pensamos que el bienestar del individuo es una prioridad para todos”. Y en ese todos, también se incluyen los empleados en las plantas: “Cualquier iniciativa que funcione en nuestras oficinas centrales se va a reaplicar en la medida en que sea relevante para empleados en fábricas. Fruto de esta cercanía, procuro estar en contacto con ellos, explicarles cómo va el negocio y decirles qué innovación hemos traído a los mercados, por qué su trabajo cuenta y agradecerles todo lo que hacen”.

 

El efecto wellbeing


La primera consecuencia de esta orientación al bienestar es que rompe las estadísticas de su sector. La media de permanencia está muy por encima de la media gracias al fuerte sentimiento de pertenencia que han generado y las políticas de promoción desde dentro que impulsan. Porque para ellos, “bienestar también es que tengas una carrera satisfactoria y que sientas que vienes a trabajar todos los días y que puedes aportar valor, y que te aportan valor, y que aprendes y haces que otros aprendan”.

En ese sentido, “En P&G somos una empresa un poco diferente” presumen con orgullo. “Nuestro compromiso con las personas es auténtico. Porque cómo no vas a estar comprometido con gente que quieres que se quede contigo 20 años. Se trata de una relación de verdad, de aportarse mutuamente donde no nos faltan oportunidades para desarrollar nuestro talento. Y esto tiene una enorme ventaja”.

Con la llegada de la pandemia, la relación ha continuado sin fisuras. Ha implicado altas dosis de innovación, como desayunos por videoconferencia, brindis digitales y, sobre todo, poner mucho énfasis en que la plantilla percibiera que no están solos. Dentro de las medidas adicionales se ha puesto en marcha “un servicio de personal coach, un servicio de psicología disponible para cualquier empleado, además los managers han sido entrenados de forma muy específica para gestionar personas en un contexto complicado como es éste”, explica la directiva.

 

New call-to-action

Pero quizás uno de los mayores retos ha sido lograr la necesaria desconexión digital. “En un momento dado decidimos que a partir de cierta hora de la tarde no hay correos. Y yo la primera, porque si quiero pedirle a la gente que maneje el equilibrio entre su vida personal y profesional trabajando desde casa, la primera que lo tiene que enseñar que eso es posible soy yo. Me ha costado porque yo soy bastante fluida en mi manera de trabajar. Pero ahora me he vuelto muy ordenada y cuidadosa con que determinadas cosas que digo que se tienen que hacer, la gente sepa que soy la primera que las cumple. Y no me las salto bajo ningún concepto”.

Porque la ejemplaridad desde los puestos de liderazgo es esencial y derriba falsos mitos laborales como el presentismo que perjudican seriamente la productividad laboral.



“En P&G, el término bienestar incluye el bienestar psicológico, el físico, descansar cuando toca y la libertad para desconectar digitalmente".


Hacia el bienestar integral


En los últimos años y con el impulso de la crisis sanitaria, se ha progresado mucho en materia de bienestar. Aunque para Prats, aún queda por hacer: “Como empresas tenemos la responsabilidad de ir más allá, de asegurarnos de que el bienestar es bienestar integral, de que la gente tiene el tiempo, la motivación y las ganas de dedicarle tiempo a todas sus facetas de bienestar personal”

Esta nueva hoja de ruta para P&G está marcada por tres variables fundamentales:

  • El interés en el individuo, en todas sus facetas, por parte de la empresa para crear un statu quo de valor mutuo.
  • El desarrollo profesional: tanto en la capacidad de aprender como la de hacer que otros mejoren.
  • La flexibilidad laboral. La libertad de que cada uno pueda trabajar en sus propios términos para mejorar la productividad.

 

Un itinerario en el que los medios ayudan, pero no son lo más importante. Promover el bienestar también está en el tejado de las PYMES, el gran músculo de la economía española y cuya reacción a los retos que ha impuesto el COVID ha sido ejemplar. “Hay muchas empresas que también nos inspiran a nosotros y que nos hacen aprender a hacer las cosas mejor. Es verdad que perteneciendo a una multinacional con 100.000 empleados y con presencia en más de 180 países, a lo mejor yo, como directiva de PG tengo más medios, pero les diría que las cosas que hacen la mayor diferencia no tienen nada que ver con los medios. Tienen que ver con la intencionalidad.”
Coral Aja

Por : Coral Aja