4 read time

TME: Definición y prevención

consequences-tms-2

Los TME representan el 70% de las enfermedades profesionales y las bajas laborales. Y estas cifras aumentan un 20% al año, lo que significa que estos trastornos se están convirtiendo en algo habitual. Sin embargo, es un problema de salud pública, una gran preocupación y un importante problema económico para las empresas. En efecto, la actividad profesional desempeña un papel importante en su aparición (trabajo estático, esfuerzo excesivo, estrés, aislamiento, etc.). Toda la población se ve afectada, incluso los más jóvenes. ¿Cómo se pueden identificar y prevenir los TME? Te damos algunos consejos y soluciones.

 

TME en el lugar de trabajo: ¿de qué estamos hablando exactamente?

Definición

Los trastornos musculoesqueléticos (TME) son enfermedades que afectan a los tejidos blandos que rodean las articulaciones (músculos, nervios, tendones, ligamentos, cartílagos, vasos sanguíneos, etc.). Provocan un dolor punzante, molestias durante el movimiento o rigidez en la zona afectada. Las zonas de mayor riesgo son la parte superior del cuerpo, como la espalda y los hombros, pero también los codos y las muñecas. Si se diagnostica demasiado tarde, puede provocar daños permanentes, y no sólo en personas mayores o con una mala condición física. Incluso los jóvenes se ven afectados.

Causas de los TME

Los TME pueden producirse en muchos contextos, pero la actividad laboral es la principal causa. Por ello, los TME se reconocen como enfermedad profesional en el régimen general de seguros francés. Estos son los principales factores de los TME en el lugar de trabajo:

  • Factores físicos y mecánicos: movimientos enérgicos, postura estática, movimientos extremos y/o repetitivos.
  • Factores ambientales: vibraciones y choques mecánicos, volumen y luminosidad del ruido, temperaturas y condiciones climáticas.
  • Factores psicosociales: estrés causado por un clima de trabajo poco saludable, tensiones entre empleados, inseguridad laboral, presión de las responsabilidades, insatisfacción laboral, falta de reconocimiento y apoyo.
  • Factores organizativos: tiempo de trabajo (ritmo rápido, horarios escalonados, tiempo de descanso) y condiciones de trabajo (falta de recursos humanos o materiales, presión de tiempo).
  • Factores individuales: envejecimiento del organismo, disminución de la energía, reducción de la capacidad física, desarrollo de enfermedades, fragilidad psicológica.

¿Cuáles son las consecuencias de los TME?

Sobre la salud de los empleados y del grupo

La prevención de los TME en las empresas es un verdadero reto porque repercute en la salud y el bienestar de los empleados. De hecho, estos trastornos degradan la calidad de vida a largo plazo, con posibles secuelas. Provocan una pérdida de integración profesional y un descenso de la productividad en el trabajo, además de una pérdida de autonomía. El absentismo crónico además repercute en el equipo: más carga de trabajo, desorganización, deterioro del clima social, sustituciones repetidas, etc. Se trata, por tanto, de un círculo vicioso que a su vez provoca nuevos casos de TME en la empresa.

 

Sobre la salud económica de una empresa

Los TME son caros: en 2017 se pagaron casi 2.000 millones de euros en cotizaciones y se perdieron 22 millones de días de trabajo por paros relacionados con los TME. Como enfermedad(es) profesional(es), los TME repercuten en el aumento de la tasa de cotización de la empresa, por no hablar del coste de sustitución de los empleados ausentes. Se calcula que el coste bruto directo medio de una parada laboral de más de 24 horas para una empresa es de 3.200 euros. Además de estos costes a corto plazo, las consecuencias de los TME son también negativas a largo plazo: mala marca de empleador, dificultades de contratación, necesidad de adaptar los puestos de trabajo, etc.


¿Cómo prevenir los trastornos musculoesqueléticos?

Diagnosticar y analizar los riesgos y la situación de la empresa

Los directivos tienen un papel importante en la evaluación de los riesgos laborales y en la auditoría de los TME. Están en contacto directo con su equipo, a diferencia de RRHH. Por tanto, corresponde a los directivos detectar los posibles riesgos de TME, identificar las causas y evitarlos. Los cargos directivos deben recibir formación en este ámbito: todos tienen un papel que desempeñar para salvaguardar la salud mental y física de los empleados.

Aplicar un plan de prevención eficaz

El diagnóstico de los riesgos de TME debe conducir a un plan de prevención, tanto en el entorno laboral como en el hogar cuando se teletrabaja. Tanto las herramientas como los espacios de trabajo deben ser rediseñados para mejorar la ergonomía. Debes saber que existen 2 ayudas económicas que ayudan a reducir los TME:

  • TME para Diagnóstico: iniciar y formalizar un proyecto de prevención en la empresa.
  • Acción de los profesionales de TME: comprar equipos y/o materiales, pero también insertar zonas de relajación en las oficinas para favorecer la recuperación.

Adopción de una cultura empresarial en materia de salud y seguridad

Para mejorar las condiciones de trabajo de los empleados, no hay que dudar en colaborar con los profesionales de la salud, pero también en crear sesiones de puesta en común e intercambio. Estas reuniones te permitirán compartir consejos sobre cómo evitar estas situaciones. Lo más importante en este caso es la comunicación: demuestra a tus empleados que la empresa está presente y se implica en su bienestar. Tranquilízalos compartiendo las soluciones existentes y anímalos a hablar de sus trastornos musculoesqueléticos.

También puedes organizar una jornada de seguridad en el trabajo en el Día de la Seguridad, el 28 de abril. Se trata de una oportunidad para concienciar sobre cuestiones como la salud y el bienestar en el trabajo y para desarrollar una cultura empresarial más saludable.


Realiza una evaluación periódica

Una vez que hayas puesto en marcha un enfoque de prevención, es esencial evaluar los resultados de tu estrategia para valorar el impacto y la eficacia de tus acciones a la hora de abordar los factores de TME. Hay que adoptar una mentalidad de mejora continua: escuchar a los empleados y aplicar los cambios sobre la marcha. Sean cuales sean tus opciones y medios de acción, los empleados son la piedra angular de la prevención de los TME.


Utilizar un programa de salud

Por último, para prevenir el comportamiento sedentario, ofrece a tus empleados un programa de salud como United Heroes. La actividad física mejora tanto el bienestar físico como el emocional. Después de uno o varios accidentes de trabajo, cada uno puede volver a ser activo a su ritmo para recuperar su lugar en la empresa y recobrar la confianza en sí mismo y sus habilidades.

Coral Aja

Por : Coral Aja